Campaña verano 2022: tírate al agua con cabeza, pero NO de cabeza

 

Ante la apertura generalizada de las piscinas públicas y privadas, la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), junto con el Hospital Nacional de Parapléjicos, centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, y la Federación Nacional ASPAYM se unido este año para insistir en la prudencia, en el momento de zambullirse en un entorno acuático, como la medida preventiva más eficaz.

 

La campaña, cuyo eslogan este año es “Con cabeza SÍ, de cabeza NO”,  tendrá especial protagonismo en redes sociales con los hashtag: #Zambullidas2022 #ConcabezaSí #DecabezaNo, y mensajes que recuerden a los bañistas la importancia de la observación y la prudencia para evitar una lesión medular como consecuencia de una inadecuada zambullida.

 

Las tres entidades que participan en la campaña difundirán estos contenidos en   @SanidadCLM, @HNParaplejicos,  @SERMEF_es , @ASPAYMNACIONAL y en sus páginas webs.

 

Asimismo se usarán carteles e infografías con indicaciones y consejos antes de tirarse al agua. Además se pondrá a disposición de ayuntamientos, comunidades de vecinos y cualquier entidad que gestione un espacio acuático con bañistas cartelería digital y material para imprimirlo en alta calidad y ubicarlo en piscinas públicas y privadas, en playas, ríos y en zonas de baño de toda España.

 

Con prudencia se puede evitar

 

El jefe del Servicio de Rehabilitación del Hospital Nacional de Parapléjicos y portavoz de la SERMEF, Dr. Ángel Gil Agudo  insiste en que “para prevenir estas lesiones hay que seguir dos sencillas pautas: conocer la profundidad de la superficie acuática y evitar tirarse de cabeza.”

 

En este contexto, el portavoz de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física ha hecho hincapié en que “en ríos, lagos y en el mar, cuando el agua está turbia y no se ve el fondo, puede haber una rama o una roca oculta”  y ha insistido “en tener cuidad también en piscinas y en las playas. Las corrientes cambian la distancia al fondo”. “Si alguien se tira de cabeza, siempre hay que hacerlo con las manos por delante y la cabeza entre los brazos extendidos en prolongación del cuerpo. Protege cabeza y cuello”, ha destacado.

 

En el caso de que ocurra un accidente por una mala zambullida, el experto recomienda “sacar a la persona a tierra y ponerle en una superficie rígida. Es importante mover el cuerpo en bloque para que no se produzcan lesiones a nivel del cuello y no mover la columna. Después, comprobar que puede respirar y, si no puede, liberar su vía aérea”.

 

“Acto seguido, se debe llamar a emergencias. No trasladar a la persona herida a un centro sanitario en un vehículo particular porque puede empeorar gravemente la lesión”, ha concluido.

 

 

Ver nota de prensa